“No quiero caminar entre locos”, dijo Alicia.

“Oh, no puedes hacer nada”, le respondió el gato, “todos estamos locos aquí”.

bea

Gracias a María Ibáñez por la foto