Aunque Malta es pequeña, moverse por la isla con transporte público puede requerir mucho tiempo y esfuerzo. Hay que tener en cuenta que los malteses conducen por la izquierda, herencia de su pasado británico, y que gracias a dios no se puede ir a más de 80km/h. Básicamente, porque la mejor carretera de Malta equivale a una secundaria de España. Si en Malta hubiera autovía (que no la hay) se podría cruzar la isla en menos de media hora…y entonces ir en taxi o en autobús perdería su encanto.

Leer más opiniones sobre viajar a Malta

TAXIS

Hay que diferenciar entre los taxis públicos y los privados. Los primeros son blancos y en la carrocería se puede leer el número de licencia. Los segundos suelen ser negros y tienen pintado el nombre de la empresa y un número de teléfono. ¿La diferencia? La tarifa de los públicos obviamente la controla el gobierno, y funcionan con taxímetro.

Taxis privados en la Valetta, también de blanco

En los privados, la tarifa se negocia con el conductor, y variará de la distancia y no del tiempo empleado en llegar. En teoría los privados no pueden ir por la calle recogiendo gente sino que funcionan bajo previa llamada a su empresa, pero por la noche es muy normal estar en una parada esperando al autobús y que una furgoneta se pare y te ofrezca llevarte.

AUTOBUSES

Es mi medio de transporte público en Malta favorito, cada vez que me subo a uno me pasa alguna anécdota… cuando pises un autobús maltés debes saber ciertas cosas:

  1. Que Arriva es la compañía que opera en Malta desde hace menos de un año y ya no hay ningún autobús que no tenga un arañazo.
  2. Que si estás en una parada esperando un autobús que sólo pasa una vez cada hora, es normal que llegue lleno y pase de largo.
  3. Que a veces ocurra que te subas por ejemplo al autobús número 33, veas cómo se aleja de tu ruta y te des cuenta que en mitad del trayecto el número ha cambiado al 233.
  4. Que si hay una parada a 100 metros, aquí es mejor acelerar para que luego el frenazo sea de película.
  5. Que es muy probable que veas a alguna señora entrar, pagar, sentarse…y santiguarse.
  6. Que si alguna vez se sienta una monja detrás de ti la tendrás todo el recorrido rezando.
  7. Que no te debes extrañar si ves a un conductor hablando por el manos libres del móvil, tampoco si va leyendo en un folio la hoja de ruta.
  8. Que si otro conductor se equivoca de calle (!?), lo normal es que un pasajero maltés se lo indique… y entonces frene el autobús para cambiar la dirección haciendo una pirula en un cruce.
  9. Que puedes pillar un resfriado. Dentro del autobús verás a la gente taparse con las toallas de camino a la playa. Mientras fuera hace unos 30ºC, dentro el aire acondicionado ha llegado a estar a 16ºC.
  10. Medios alternativos hay unos cuantos, sin ir más lejos ir a pie, pese a todo yo sigo subiéndome al autobús día tras día. A veces puedes encontrarte con conductores muy simpáticos que te saludan y todo.

bus_pegatina_malta

 

Medios de transporte alternativos

bus-petao-malta